El verdadero punto débil del Covid-19

Qué es lo que realmente puede debilitar una infección por Covid-19

 

Hace más o menos un mes, varias publicaciones anunciaban que investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén junto con los del Centro Médico Monte Sinaí en Nueva York, USA, estudiaron las formas en las que el Covid-19 modifica los pulmones en los pacientes para luego reproducirse. 

Resulta que el virus inhibe la utilización regular de carbohidratos en el organismo y como consecuencia, se acumulan grandes cantidades de grasa en los pulmones.  Recordemos que, de forma natural, lo que consumimos, si el organismo no lo utiliza, se convierte en grasa. Y esta es una condición que el virus necesita para reproducirse y prevalecer.

Este descubrimiento sobre la enfermedad provocada por el virus ayudaría a explicar por qué pacientes con elevados índices de azúcar y colesterol en sangre corren un riesgo más alto al adquirir el virus y así mismo, de mortalidad.

Según los líderes de la investigación el profesor Ya’acov Nahmias de la Universidad de Jerusalén y el doctor Benjamin TenOever del Centro Monte Sinaí, la droga Fenofibrato (Tricor) podría reducir la capacidad del SARS-CoV-2 para reproducirse e incluso hacerlo desaparecer (citado en la Revista Semana, Colombia del 14 de julio 2020).

Se descubrió que el Fenobibrato permite a las células pulmonares quemar más grasa, eliminando el control del virus sobre las células y bloqueando su capacidad de reproducción.  Según el estudio, con apenas cinco días de tratamiento, el virus desaparece casi por completo.

Concluyen los investigadores que esta forma de tratamiento podría reducir la gravedad del virus a algo no más fuerte que un resfriado común.

 

¿Se ha estado aplicando la estrategia equivocada?

“Cuarentena, confinamiento, aislamiento, quédate en casa” han sido las instrucciones impartidas por las autoridades desde la propagación del virus. 

Desde los primeros días de la declaración de pandemia se determinó que personas vulnerables, aparte de los adultos mayores, son aquellas con sobrepeso, diabetes e hipertensión

Hallazgos realizados por la Universidad Alma Mater Studiorum de Bologna, Italia donde se analizaron 482 pacientes entre marzo y abril 2020 concluyeron que “la obesidad era un factor de riesgo independiente para la falla respiratoria, admisión a las UCIs y muerte entre pacientes con Covid-19”; y que la gravedad de ese factor de riesgo estaba ligado a su nivel de obesidad.

 

¿Cómo se sabe si es obesa(o)?

Uno de los métodos para definir el índice de masa muscular (IMC) y que fue el usado en el estudio (aunque no es el más preciso, pero sí el más utilizado), es el siguiente: 

Si su IMC está entre 25 y 29.9, se considera que está en sobrepeso y cualquier cosa sobre 30 se considera obesidad.  Sin embargo, la obesidad se divide en 3 categorías:  clase 1 definida como un Índice de Masa Corporal (IMC) de 30-35; clase 2 si su IMC va desde 35-40; y clase 3 cuando su IMC es de 40 o más que se considera obesidad “extrema” o “severa”.

Según el reportaje de la revista U.S News & World Report que menciona el estudio realizado en Bologna, se advierte a los profesionales de la salud que las personas con cualquier grado de obesidad, no solo los extremadamente obsesos, están en riesgo. (1)

“Se debe tener precaución especial con pacientes obesos internados por Covid-19 ya que son más propensos a un rápido deterioro de las vías respiratorias requiriendo cuidados intensivos”, dice el autor del estudio, el doctor Matteo Rottoli.

De manera específica, pacientes con ligera obesidad tienen 2.5 veces más riesgo de falla respiratoria y 5 veces mayor riesgo de ser internados en una UCI en comparación con pacientes no-obesos. Aquellas personas con un IMC de 35 o más tenían 12 veces más riesgo de fallecer a causa del Covid-19. (2)

Aunque, ya de por sí, un IMC igual o mayor de 30 kg/m2 detecta una población en alto riesgo de enfermedad severa, un IMC igual o mayor de 35 kg/m2 incrementa de forma dramática el riesgo de muerte, aseguran los científicos. (3)

En investigaciones adicionales publicadas en el Periódico de Virología de la Sociedad Americana para la Microbiología, se cree que la inflamación que la obesidad produce, es un factor causante del incremento triplicado de embolia pulmonar (coágulos en los pulmones) en pacientes obesos que sufren de Covid-19. (4)

Según esta investigación, la obesidad provoca una síntesis de lípidos desregulada que ha de agravar la inflamación en los pulmones, lo que contribuye a un aumento en la severidad de la enfermedad en el caso de infecciones respiratorias virales. En el estudio citado, 50% de los pacientes requirieron ingresar a las UCIs necesitando asistencia de ventiladores mecánicos. (5)

  

El verdadero punto débil del Covid-19

Sea la capacidad del virus para inhibir la utilización de carbohidratos en el organismo, o la inflamación que produce la obesidad en los pulmones, el resultado es el mismo, entre mayor sobrepeso, mayor riesgo de mortandad en los pacientes con Covid-19.  Tal vez utilizar un medicamento para el colesterol con el fin de reducir la grasa y la inflamación en los pulmones trae un alivio parcial, pero el problema subyacente permanece.

Después de que el Primer Ministro de Inglaterra Boris Johnson se contagiara con el virus y lo superara, fue consciente de que su sobrepeso corporal había sido un agravante en a la hora del tratamiento.  Tanto así que salió con planes para prohibir anuncios por televisión de comida chatarra antes de las 9 p.m. y controlar publicidad de este tipo tanto en almacenes como en internet. (6)

Con el fin de pasar las cuarentenas, la gente ha invadido supermercados en un frenesí por abastecerse de pasta y papel higiénico para quedarse en la casa sin moverse físicamente.  Ya es hora de darnos cuenta de que las medidas gubernamentales y de salud pública ignoran la importancia de unas adecuadas medidas preventivas desde la casa, tal vez y no se trata de culpar a nadie, porque para todos se trata del manejo de un virus nuevo y desconocido.

Las medidas como el distanciamiento social y evitar aglomeraciones ayudan, pero no son suficientes.  Tácticas como cuidar la alimentación, la actividad física, mental y emocional durante los períodos de confinamiento son cruciales, más aún, sabiendo desde los inicios del contagio que personas padeciendo diabetes tipo 2, hipertensión y obesidad son población de alto riesgo. 

Investigadores de la universidad Johns Hopkins han señalado que la obesidad ha hecho que el SARS-COV-19 ataque a poblaciones más jóvenes, pues se han recopilado datos suficientes indicando que la población joven con COVID-19 en los hospitales son, principalmente, personas con sobrepeso.(7)

Así que, de nuevo, debemos tomar nuestra salud y la de nuestras familias en nuestras manos.

 

Estrategias reales para reducir el riesgo de contagio con COVID-19

Si usted tiene sobrepeso, un procedimiento saludable para perder peso le puede ayudar a librarse de enfermedades virales, incluyendo el Covid-19.  Según el doctor Rottoli, “a mediano y a largo plazo, la pérdida de peso es la respuesta definitiva para reducir el riesgo de infección en personas con obesidad”. (8)

En este estudio del Istituto Superiore di Sanità italiano, realizado en 2003 pacientes fatales por  Covid-19 durante el mes de marzo 2020, más del 99% ocurrieron en personas con condiciones médicas subyacentes:  76.1% tenían hipertensión; 35.5% tenían diabetes y 33% cardiopatía isquémica.

  

Pasos para perder peso y reducir riesgo de infección

Conozca su índice de masa corporal

Aquí puede calcular su índice de masa corporal.  No es la forma más precisa, pero proporciona un dato aproximado de lo que se necesita saber en este momento que es qué porcentaje de grasa tiene su cuerpo y si está en una categoría de riesgo.

Si su IMC se encuentra entre 18.5 -24.9, está dentro del rango normal y su riesgo de infección agravada es innocuo.

Si su IMC oscila entre 25-29.9, se encuentra en sobrepeso y es importante tomar medidas preventivas.

Si su IMC está entre 30-35, se encuentra en estado de obesidad y debe realizar un programa para perder peso.

Si su IMC es mayor de 35, se encuentra en estado de obesidad severa, deberá realizar un programa para perder peso y tomar las debidas precauciones para evitar el contagio con el virus.

 

La nutrición

Una de las tácticas más eficaces y rápidas para controlar y alcanzar su peso ideal es practicando el ayuno intermitente.  Se trata de dejar de comer por un número determinado de horas, por ejemplo:  si usted hace su última comida a las 8 p.m.(20h), tratando de no comer nada desde 3 horas antes de irse a dormir; y desayuna al día siguiente a las 10h, está ayunando por 14 horas.  El hecho de que usted duerme durante la mayor parte del tiempo facilita el proceso de asimilación de nutrientes y restablecimiento del organismo como resultado de la reducción en la resistencia a la insulina y la estimulación de la flexibilidad metabólica.

Existen varias modalidades de ayuno intermitente y usted puede escoger la que más le convenga que van de menor a mayor exigencia:

12:12, 12 horas de ayuno en que no se consume absolutamente nada y 12 horas a la que se denomina ventana de reabastecimiento y donde usted puede hacer sus comidas normales.

14:10 en que se ayuna por 14 horas y hay una ventana de reabastecimiento de 10 horas.

16:8 donde usted puede hacer su última comida, por ejemplo, a las 7 p.m. (19h) y su siguiente comida a la 1 p.m. (13h) que coincide con la hora del almuerzo.

A medida que se va acortando la ventana de reabastecimiento el cuerpo entra en estado de ayuno lo que permite la activación del mecanismo de autofagia, el cual, tiene maravillosos beneficios para el organismo que incluyen hasta rejuvenecimiento celular.  Así, un ayuno de 18:6, 20:4 o incluso de una comida al día, permite que se active ese mecanismo.

En cuanto a la alimentación, debido a que estamos en un período acentuado de sedentarismo, es importante reducir la ingesta de azúcares y harinas (máximo 25 gramos al día), remplazándoles por grasas saludables y cantidades moderadas de proteína. 

Los ciclos cetogénicos son la alternativa ideal para implementar la flexibilidad metabólica y optimizar la pérdida de grasa en el organismo. Para información más detallada de cómo hacer ciclos cetogénicos, lea mi artículo sobre el ayuno intermitente, los ciclos  cetogénicos y aprenda recetas con alimentos saludables que le permitirán acercarse a su peso ideal.

 

Actividad física

Recuerde que los períodos de confinamiento no nos permiten realizar nuestras actividades habituales, así que hay que reducir el consumo calórico y adaptar espacios en la casa para poder realizar actividades físicas. Aquí puede revisar algunos ejercicios que puede practicar en su hogar.

 

Manejo de estrés

Además, le propongo unas secuencias de yoga Vinyasa para todos los niveles que encuentra en mi página www.johannakoelle.com, en el siguiente enlace.

Aceites esenciales

El nervio olfativo nos da la capacidad de oler.  Un proceso que se inicia en la nariz y entra al cráneo a través de pequeños orificios que se conectan directamente al cerebro.  Este nervio envía señales de forma instantánea a muchas partes del cerebro, incluyendo el sistema límbico y la amígdala que se ocupan a su vez de las emociones, el ánimo y la memoria.

Es por eso por lo que los olores pueden evocar recuerdos y emociones que impactan nuestro cuerpo a través del sistema nervioso, de forma inmediata. Las reacciones pueden ser una respuesta de lucha-huida; incremento de la frecuencia cardiaca, de la frecuencia respiratoria; o pueden aliviarnos al activar le sistema nervioso parasimpático que relaja el cuerpo.

Los aceites esenciales como la lavanda, por ejemplo, han demostrado interactuar de manera biomecánica en la misma forma en que afectan a los neuroreceptores los medicamentos contra la ansiedad. 

Otros aceites esenciales que le pueden beneficiar a la hora de buscar tranquilidad y conciliar el sueño son el de limón, bergamota, Salvia esclarea, ylang ylang y jazmín.

Finalmente, toda circunstancia difícil con la que nos encontramos en la vida podemos confrontarla si nos encontramos tranquilos.  Implementar en su vida estos hábitos saludables le encaminará a lograr su peso ideal y a fortalecer todo su organismo para resistir cualquier infección u otra dolencia a la que podría estar expuesta(o).

 

 

 


Dejar un comentario