Quercetina: poder antinflamatorio, antioxidante y curativo en las plantas

 

 

La quercetina es un pigmento vegetal del grupo flavonoide presente en los compuestos polifenólicos de las plantas y en una amplia variedad de vegetales y frutas.  Especialmente, en las cebollas rojas, alcaparras, manzanas, arándanos azules y ají.  Aunque es el flavonoide más abundante en la dieta humana, la concentración de quercetina en un alimento depende la forma en que haya sido cultivado.

Hoy me permito transmitirle información concreta y seleccionada por la doctora Rhonda Patrick sobre la quercetina, condiciones para las que se utiliza y de qué manera (1), pues, evidencia científica ha demostrado que la quercetina contiene intensas características antioxidantes, antinflamatorias y antienvejecimiento. Veamos cómo lo logra.

 

Doble mecanismo antioxidante de la quercetina

Sus propiedades antioxidantes provienen de la capacidad de actuar como un antioxidante directo al escarbar especies reactivas al oxígeno (EROs) y al nitrógeno (ERNs) que se generan durante procesos metabólicos o también provenientes de la polución, radiación, productos de aseo y más que se acumulan en el cuerpo y provocan daño oxidativo del ADN, proteínas y lípidos.

Como antioxidante indirecto al activar enzimas antioxidantes al tiempo que inhibe enzimas oxidativas.  El daño oxidativo juega un papel definitivo en el proceso de envejecimiento que contribuye a enfermedades crónicas y degenerativas.  Algunas investigaciones, de hecho, muestran que consumir polifenoles como quercetina, puede disminuir el riesgo de adquirir enfermedades relacionadas con la vejez, incluyendo las cardiopatías.

 

Cuánta quercetina hay en nuestros alimentos

Los alimentos conocidos que más quercetina contienen, dependiendo de las prácticas de cultivo, los encuentra en la siguiente tabla.(2)

 

Fuente alimentaria

Cantidad de quercetina en mg/100g en una porción comestible

Alcaparras crudas

233.84

Ají amarillo, picante, crudo

50.73

Cebollas rojas, crudas

39.21

Espárragos, cocinados

15.16

Arándanos rojos, crudos

14.84

Pimentones verdes, picantes, crudos

14.70

Arándanos azules, crudos

7.67

Lechuga morada, cruda

7.61

Cebolla blanca, cruda

6.17

Tomate, en lata

4.17

Manzana roja, con cáscara

3,86

Manzana Gala, con cáscara

3.80

Manzana amarilla, con cáscara

3.69

Brócoli, crudo

3.26

Té verde, en infusión

2.49

Cerezas dulces, crudas

2.29

Te negro, en infusión

2.19

Uvas, negras

2.08

Uvas blancas

1.12

Vino rojo, de mesa

1.04

Vino blanco, de mesa

0.04

 

Quercetina contra la inflamación

Aunque la inflamación es una reacción inmunológica muy importante del cuerpo, otra cosa es la inflamación crónica que ocurre cuando el cuerpo se expone constantemente a estímulos perjudiciales como patógenos (virus, bacterias, hongos…), células senescentes, compuestos tóxicos o irradiación.  La inflamación aguda o crónica que ocurre en el estado de obesidad o en estados de enfermedad, daña los componentes celulares y contribuye a una mala salud.

Por su parte, la quercetina ejerce su actividad antinflamatoria al inhibir enzimas inflamatorias como la ciclooxigenasa y la lipooxigenasa; y al disminuir mediadores inflamatorios como las prostaglandinas y los leucotrienos.

Según la doctora Patrick, una serie de estudios que involucraron 925 participantes exploró el efecto antinflamatorio de suplementar con quercetina tanto en adultos sanos como en adultos diagnosticados con enfermedades como diabetes tipo 2, síndrome metabólico, enfermedad de arterias coronarias, artritis reumatoide y obesidad.  La duración de varios de los experimentos fue entre 2-10 semanas.

Se investigó la capacidad de la quercetina para disminuir la Proteína C-Reactiva o PCR, interleuquina 6 o IL-6 y factor de necrosis tumoral alfa o (FNT- α). El análisis de 6 estudios que involucraban 348 pacientes reveló que la quercetina redujo la PCR en personas mayores de 40 años, así como aquellos que habían estado diagnosticados con alguna enfermedad. 

5 estudios que involucraron 274 participantes señalaron que la IL-6 disminuyó en las pacientes mujeres y aquellos con enfermedades diagnosticadas, especialmente si se les daba una dosis de 500 mg o más al día.  4 estudios que involucraron 303 personas mostraron que la quercetina redujo los niveles de FNT- α, pero solo después de que uno de los estudios se eliminó del análisis. 

En resumen, la quercetina no ejerció un efecto en la inflamación sistémica de personas saludables a las que se les dieron dosis pequeñas. Sin embargo, la quercetina redujo la inflamación, como lo demostraron su PCR y IL-6 disminuidas, en los participantes diagnosticados con alguna enfermedad. (3)

 

Quercetina contra enfermedades crónicas

Las propiedades antinflamatorias y antioxidantes de la quercetina han de ser eficaces en la prevención de enfermedades crónicas como las cardiovasculares, obesidad y artritis reumatoide.

Efecto contra la hipertensión

La presión alta o hipertensión daña los vasos sanguíneos.  Si no se trata, puede conllevar a enfermedad cardiaca y derrame.  Resultados preclínicos sugieren que la quercetina actúa en formas diversas para promover la salud cardiovascular. 

Un meta- análisis de varios experimentos químicos examinó el efecto de la quercetina en la presión sanguínea de 587 hombres y mujeres que sufrían de diabetes tipo 2 o eran fumadores, mujeres con artritis reumatoide y adultos saludables.  Las dosis de quercetina oscilaban entre 100 y 1000 mg al día por espacios de entre 4 – 10 semanas.  En general, los experimentos demostraron que la quercetina es efectiva en disminuir la presión sanguínea, particularmente, en dosis mayores a 500 mg. (4)

Otros hallazgos en un meta- análisis reciente de 17 experimentos que involucraban 896 adultos que incluían gente saludable y otros con diabetes tipo 2, hipertensión u obesidad dieron como resultado que las personas que tomaron quercetina durante por lo menos 2 semanas disminuyeron su presión sistólica y diastólica.  Los autores observaron que los efectos en disminución de la presión sanguínea varían dependiendo de la dosis, duración del tratamiento y fórmula utilizada.  Concluyeron que la quercetina es un agente válido para ser utilizado en terapia coadyuvante para controlar la hipertensión. (5)

 

Quercetina contra la aterosclerosis

La aterosclerosis es un tipo específico de arterioesclerosis y se refiere a la acumulación de grasas, colesterol y otras sustancias dentro y sobre las paredes de las arterias (placa), lo cual puede restringir el flujo sanguíneo. 

Estudios preclínicos sugieren que la quercetina puede suprimir el estrés oxidativo, reducir la respuesta inflamatoria y disminuir las lesiones ateroscleróticas que hasta ahora se han hecho en roedores pero que en humanos ha sido difícil de replicar tal vez por las cantidades y fuentes utilizadas de quercetina. (6)

 

Quercetina y obesidad

Estudios preclínicos sugieren que la quercetina puede reducir el peso corporal y disminuir grasa visceral, más acumulación de grasa en el hígado.  En roedores obesos, la quercetina incrementó el gasto energético y disminuyó los marcadores de inflamación.  En otro estudio, el consumo de quercetina disminuyó la acumulación de grasa en el hígado de roedores alimentados con la dieta occidental.  Se necesitan, sin embargo, más estudios para determinar si estos hallazgos se pueden trasladar a humanos. (7)

 

Cicatrización de heridas

Las heridas necesitan cicatrizar rápidamente para prevenir la infección. Sin embargo, si cicatrizan demasiado rápido, se forma tejido excesivamente fibroso.  Este proceso, conocido como fibrosis conlleva a dejar cicatrices, lo que causa problemas tanto funcionales como estéticos.  La quercetina tiene propiedades anti- fibróticas y algunos estudios han demostrado el potencial de la quercetina para mejorar la sanación de heridas y reducir la formación de cicatrices.

En un estudio, la aplicación tópica de quercetina aceleró el cerramiento de heridas en una manera dependiente de tiempo.  Los autores sugirieron que la quercetina ejerció sus efectos al alterar los factores de crecimiento y la producción de citosinas.  Otro estudio realizado en roedores indicó que los que fueron tratados con quercetina sanaron al mismo tiempo que los que no fueron tratados con ella, pero se observó menos fibrosis en los animales tratados con quercetina, sugiriendo que la quercetina ha de impactar las vías pro-fibróticas. (8)

El extracto de cebolla que contiene quercetina, así como otros compuestos fenólicos, es un ingrediente presente en muchos cicatrizantes comerciales en gel.  Un meta- análisis de 13 estudios que involucró a 600 personas, quienes utilizaron geles cicatrizantes, encontró que las metodologías difirieron notablemente con períodos de seguimiento desde 10 semanas a 6 meses. Hubo resultados diferentes debido, probablemente, al uso de diferentes fórmulas o la cantidad de quercetina que contenían los productos.  Se necesitan más pruebas con métodos estandarizados para confirmar si la quercetina en realidad tiene efectos de sana cicatrización en humanos. (9)

 

Quercetina contra infecciones virales

Datos preclínicos indican que la quercetina exhibe propiedades antivirales.  Según la doctora Patrick un mecanismo por el cual la quercetina ejerce efectos benéficos descansa en su capacidad de servir como un ionóforo.  Un ionóforo es un compuesto que puede transportar iones a través de la bicapa lipídica semipermeable que rodea a las células. 

En la enfermedad viral es de particular relevancia la actividad del zinc, un nutriente esencial que inhibe la acción de la ARN polimerasa dependiente de ARN (RdRp), la enzima crítica para la reproducción de virus ARN como el SARS-CoV-2, el virus responsable por el COVID-19. 

Esencialmente, lo que hace el zinc es bloquear la capacidad de réplica de los virus.  Sin embargo, el zinc es un ion con carga positiva que no puede entrar a las células a desempeñar su función sin la ayuda de un transportador.  La quercetina es un conocido ionóforo.  Aunque el compuesto no ha sido clínicamente probado para tratar el SARS-CoV-2, las pruebas clínicas están comenzando y se esperan resultados en un par de meses. (10)

Un ensayo aleatorio controlado que involucró a más de 1000 personas indicó que la suplementación con 1000 mg de quercetina al día durante 12 semanas se asoció a una reducción en la taza y severidad de infecciones del tracto respiratorio superior en las personas mayores de 40 años que se habían clasificado como saludables.  Sin embargo, se requiere más investigación para corroborar las capacidades antivirales de la quercetina. (11)

 

Quercetina contra la artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune asociada a la inflamación crónica.  Se caracteriza por las articulaciones hinchadas y adoloridas, siendo una enfermedad que afecta alrededor del 1% de la población mundial. Un estudio clínico evaluó los efectos de 500 miligramos diarios de quercetina frente a un placebo durante ocho semanas en un ensayo aleatorio doble ciego controlado por placebo en 50 mujeres que padecían artritis reumatoide.  Las mujeres que tomaron el suplemento vieron mejoras en su sintomatología clínica y hubo una disminución en los niveles plasmáticos de FNT- α (factor de necrosis tumoral alfa) de alta sensibilidad, en comparación con el grupo de placebo. (12)

  

Quercetina y ejercicio

El ejercicio proporciona fuerza física y resistencia, pero puede resultar en dolor que dificulta la recuperación e impide el progreso.  Los ejercicios excéntricos son movimientos que se producen cuando los músculos se alargan mientras aún se ejerce fuerza, como cuando se baja un peso.  Aunque este tipo de ejercicio es un aspecto crucial en el entrenamiento atlético, se asocia con daño muscular, debilidad, dolor e inflamación que resulta en pérdida de fuerza. 

En un estudio con un grupo de 12 hombres saludables (promedio de edad de 26 años) el que algunos consumieron 1000 mg de quercetina al día durante 14 días, demostraron debilidad muscular menos severa después de realizar un esfuerzo de ejercicio excéntrico en comparación con aquellos a los que se les había dado un placebo. (13)

  

Quercetina como antienvejecimiento

La senectud es una condición o un proceso de deterioro celular que ocurre con la edad.  Las células senescentes se acumulan en el cuerpo con el tiempo y tienen propiedades que las distinguen de las células normales.  Por ejemplo, no se replican y en lugar de morir, secretan moléculas peligrosas que dañan o eliminan células vecinas. (14)

Investigaciones indican que ciertas sustancias conocidas como compuestos senolíticos han de ayudar a tratar enfermedades relacionadas con la edad.  Un ejemplo es que atacar directamente a las células senescentes podría beneficiar condiciones crónicas que reducen la duración de la salud y la vida humana como son la obesidad y diabetes, ya que en estos casos las células senescentes se acumulan en la grasa y en otros tejidos de las personas con estas condiciones. (15)

Un estudio que involucró 40 participantes obesos y no obesos (edad promedio de 59 años) determinó que los marcadores de células senescentes eran mayores en el tejido adiposo de las personas obesas en comparación con las no obesas.  Los resultados sugieren que un incremento en la carga de células senescentes contribuye a la inflamación y daño orgánico que se observa en los casos de obesidad. (16)

Los autores plantean que la obesidad provoca un programa temprano de senescencia en las células adiposas de las personas obesas.  La eliminación de estas células podría aliviar las complicaciones de estas condiciones y aumentar la sensibilidad a la insulina.  Además, la disminución de células senescentes ha de reducir la fragilidad asociada con la edad.

La quercetina es uno de los primeros compuestos senolíticos descubiertos que ha de ser beneficioso contra los efectos del envejecimiento.  Aunque la quercetina por sí sola no puede eliminar los tipos de células senescentes, sí actúa junto con otro agente y se aplica usualmente con Dasatinib, un medicamento anti- cancerígeno y cuya combinación se conoce como DQ.

Con base en evidencia de experimentos preclínicos y experimentos clínicos preliminares, los agentes senolíticos como la quercetina pueden eliminar células senescentes de forma selectiva y afectar el cuerpo en formas clínicamente importantes.

Estos compuestos tienen vidas cortas una vez entran al cuerpo (menos de 6-11 horas para la mezcla de Dasatinib + quercetina); sin embargo, los números de células senescentes se mantienen bajos por muchos días subsiguientes a la administración. (17)

Los investigadores creen que es debido a que las células senescentes no se dividen.  Mas bien, toman cerca de un mes en acumularse y comenzar a secretar agentes inflamatorios después de haber sido expuestas al estresor. Los investigadores esperan que al administrar los senolíticos de forma intermitente, en lugar de forma continua, será efectivo y producirá menos efectos secundarios que con el tratamiento de Dasatinib solo.

La quercetina muestra un potencial prometedor en el tratamiento de las enfermedades vasculares como consecuencia de la edad, así como para enfermedades neurológicas.  Hasta ahora los experimentos se han hecho con roedores donde ha demostrado un efecto positivo, pero que aún no se ha trasladado a los humanos.

En estos días se está llevando a cabo la fase 1 de ensayos clínicos para probar la seguridad de la quercetina en combinación con Dasatinib en humanos con temprana enfermedad de Alzheimer. (ensayo clínico)

 

Quercetina contra la pérdida de masa ósea

La osteoporosis o pérdida de masa ósea como consecuencia del envejecimiento afecta a 200 millones de personas en el mundo.  Parece que todas estas enfermedades son consecuencia de la acumulación de células senescentes y aunque los experimentos de Dasatinib y quercetina aplicados una vez al mes en roedores, han destruido estas células permitiendo un incremento de la masa ósea y fuerza, aunque falta aún realizar los ensayos clínicos en humanos. (18)

 

Quercetina contra la fibrosis pulmonar

La Fibrosis pulmonar idiopática (FPI) es una enfermedad crónica pulmonar relacionada con el envejecimiento y asociada a la acumulación de células senescentes en los pulmones. 

Debido a la evidencia preclínica, la combinación de Dasatinib y quercetina se está probando en ensayos clínicos con humanos, inicialmente para probar su seguridad, efectos secundarios y eventualmente, eficacia de la combinación.

Un estudio piloto reciente en humanos investigó la factibilidad y seguridad de proporcionar un agente senolítico (fármaco que induce muerte de células senescentes) a adultos con FPI.  El estudio incluyó 14 participantes que recibieron dosis de Dasatinib (100mg) combinado con quercetina (1250 mg) administrado tres veces a la semana por un periodo de 3 semanas.  Todos los participantes concluyeron el estudio y experimentaron algunas mejoras clínicas.  Los efectos adversos fueron una ligera molestia intestinal y dolor de cabeza.  Los participantes demostraron una mejorada función física, evaluada en qué tan lejos podían avanzar en una prueba de caminata por 6 minutos, mas otras mediciones. (19)

  

Quercetina contra enfermedades renales relacionadas con la dieta

El daño renal puede ocurrir debido a factores de riesgo como diabetes, hipertensión y obesidad.

En un estudio piloto de fase 1 de etiqueta abierta en el que a nueve adultos con enfermedad renal diabética se les administró dosis orales de quercetina (1000 mg) y de Dasatinib (100 mg) por tres días, los participantes en el estudio demostraron una carga disminuida de células senescentes en el tejido adiposo en un lapso de 11 días comparado con el momento de inicio.  Los participantes exhibieron menos células senescentes en la sangre, piel y tejidos grasos. (20)

Mientras que estos resultados se ven prometedores, los autores del estudio advierten que los hallazgos son preliminares en este nuevo campo.  Efectos secundarios podrían suceder al morir grandes cantidades de células senescentes y esparcir sus residuos celulares en los tejidos próximos.  Aún más, las células senescentes desempeñan funciones celulares importantes tales como las observadas en la cicatrización de heridas.  Estas investigaciones son preliminares, sin control de placebo y deben todavía ser confirmadas con mayores ensayos.

Con base en los hallazgos del estudio piloto de fase 1, la Administración de alimentos y bebidas de los Estados Unidos ha aprobado los ensayos de fase 2 con la combinación de Dasatinib y quercetina en los casos de FPI y fibrosis renal diabética.

  

Farmacocinética

La quercetina que se encuentra en los alimentos se presenta en forma de glucósidos, unidos a una molécula de azúcar, mientras que la forma suplementaria de quercetina suele presentarse en forma de aglicona. Después de ingerir glicósidos de quercetina, las beta-glucosidasas, enzimas que rompen los enlaces de la glucosa, eliminan el componente de azúcar que produce la quercetina aglicona.  La quercetina aglicona puede difundirse pasivamente a través de la pared del intestino delgado o ser transportada por el cotransportador-1 de sodio/glucosa.  Una vez absorbida, la quercetina experimenta  una extensa biotransformación en el hígado para producir los principales metabolitos de la quercetina, principalmente, los conjugados metilados, sulfatados y glucuronados. Como resultado, el producto entregado a las células es a menudo notablemente diferente del original.(21)

 

Biodisponibilidad y seguridad de la quercetina

La biodisponibilidad o cuánta quercetina en realidad entra al torrente sanguíneo, en realidad, no es mucha ya que su absorción está influenciada por varios factores como dosis, protocolo de siembra, cosecha y formulación; pero, además, la individualidad metabólica de la persona que la consume ya que del estado de la flora intestinal depende una buena o mala absorción de la quercetina.

  • Existen estrategias (suplementos) que utilizan sistemas de suministro basados en polímeros y protegen la quercetina a su paso por el tracto gastrointestinal que pueden mejorar la biodisponibilidad y la eficacia en la absorción de la quercetina. (22)
  • Se han detectado pocos y débiles efectos secundarios en humanos hasta con dosis de un gramo al día y actualmente se hacen estudios para probar su tolerabilidad con concentraciones mayores (hasta 2500 mg). (23)
  • La quercetina interfiere en la actividad de las enzimas metabolizadoras de drogas, alterando la absorción de los xenobióticos, incluidos los contaminantes ambientales y las drogas farmacéuticas. Así que antes de suplementar con quercetina, consultar con su médico.
  • Pueden producirse interacciones moderadas entre la quercetina y ciertos antibióticos y drogas como la prednisolona. La investigación preclínica sugiere que la quercetina también puede interactuar con los suplementos dietéticos. Por ejemplo, aumenta la biodisponibilidad del galato de epigalocatequina, o EGCG, un polifenol que se encuentra en el té verde. (24)

Como puede observar, los beneficios potenciales de la quercetina son altamente prometedores, pero aún están en proceso de corroborarse.  Por ahora, incluir alimentos que la contienen como alcaparras, cebollas rojas, arándanos azules, es su mejor opción.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Dejar un comentario