Terapia de luz roja e infrarrojo cercano: conozca los mecanismos y sus beneficios

 La luz como nutriente

 

Una entrevista que el doctor Joseph Mercola hace al señor Ari Whitten autor del libro “The Ultimate Guide to Red Light Therapy” (La guía fundamental para terapia con luz roja) donde revisa los mecanismos y los beneficios de la luz roja e infrarroja proporciona más y trascendentes efectos de la luz en el cuerpo humano.

No hay suficientes palabras para resaltar los beneficios de la luz solar que se ha terminado por valorar como un NUTRIENTE.  Aunque la luz solar está ahí afuera para todos, la mayoría de las personas no está obteniendo ni el mínimo requerido para abastecer sus necesidades de vitamina D y mucho menos en el último año en que hemos estado reducidos a las paredes de nuestras viviendas.

Las observaciones de Whitten quien se ha interesado especialmente en salud natural, nutrición y estilo de vida por los últimos 20 años, ha inclinado su atención a los efectos de la luz en el organismo humano.

Según Whitten, “existe abundante literatura que señala que exponerse a la luz solar es una de las cosas más importantes y poderosas que usted puede hacer por su salud y para prevenir enfermedades.  Sin embargo, medios informativos nos han llenado de terror hacia la luz solar.”

Muchas investigaciones y experimentos muestran cómo la sobreexposición a rayos UV induce al melanoma, daño de ADN y formaciones cancerígenas.  Por otra parte, al comparar a personas que se exponen de forma regular al solo con personas que no se exponen, no se ha detectado en las primeras mayores tazas de melanoma.  La clave que hace la diferencia es la exposición exagerada y sin ningún tipo de precaución, ni adaptación. 

Estudios donde se comparan las tasas de aparición de melanoma entre personas que trabajan al aire libre y personas que trabajan en lugares cerrados muestran que los que trabajan en exteriores tienen menores índices de melanoma, aunque tengan de 3 a 9 veces más exposición a la luz solar. (informe)

En la entrevista mencionada, el doctor Mercola añade que existen dos elementos que pueden explicar el por qué de la menor incidencia de problemas dérmicos en personas que pasan buena cantidad de tiempo al aire libre:

  • Las personas que trabajan en ambientes cerrados están expuestos a luces fluorescentes que están repletas de electricidad sucia o cambios bruscos de voltaje que causan daños biológicos. Así que estas personas no solo no reciben la exposición solar suficiente, sino que además se exponen a peligrosos campos electromagnéticos y sin espectros de luz equilibrada.
  • La exposición intermitente u ocasional seguida de muchos días de poca o nada de exposición al sol tiende a ser más problemática que la exposición frecuente al sol ya que es muy posible sufrir quemaduras y dañar el ADN de la piel, promoviendo la aparición de melanoma y cáncer de piel.

  

La luz como nutriente

La exposición frecuente a la luz solar mejora la habilidad del cuerpo para soportar la luz ya que involucra sistemas corporales innatos de adaptación en la piel como es el caso de la melanina que están expresamente diseñados para prevenir los daños ocasionados por la exposición a los rayos ultravioleta (UV). (artículo)

Whitten lo resume de la mejor manera,

Así como requerimos de los nutrientes adecuados presentes en los alimentos que consumimos, nuestros cuerpos requieren del movimiento físico para tener una función celular normal.  Y se necesita exposición a la luz solar para que se mantenga una función celular normal.  La ausencia de exposición al sol provoca un funcionamiento celular anormal.”

La reacción biológica a la luz ya se conoce por mucho tiempo, existen abundantes ejemplos de reacciones a la luz en organismos biológicos.  La síntesis de vitamina D en nuestra piel es un ejemplo de una reacción fotoquímica.  La densidad de potencia del sol es tan solo de 105mW/cm2, pero cuando los rayos ultravioleta B (UVB) tocan la piel humana, se convierte de una forma universalmente presente de colesterol (7-dehidrocolesterol) a vitamina D3.  Esto lo experimentamos a través de nuestros ojos que son fotosensibles pues nuestra visión se da gracias a la luz que impacta nuestras retinas creando la reacción química que nos permite ver.

A lo largo de la evolución de la vida en el planeta, los fotones han jugado un papel vital en la activación fotoquímica ciertas células.

  

Los 5 tipos de luz “bioactiva” y su función

Luz azul:  ajusta el ritmo circadiano en nuestro cerebro que al tiempo regula numerosos transmisores diferentes y hormonas.

Luz ultravioleta (UV):  nos permite sintetizar la vitamina D a partir del sol.

Infrarrojo lejano:  actúa para calentar nuestras células (esta es la parte del espectro solar que nos hace sentir calor) el cuál, estimula los cambios en la función celular, así como los cambios en la circulación.

Luz roja:  actúa en la mitocondria dentro de nuestras células para estimular una mayor producción de energía celular o ATP (adenosina trifosfato).

Infrarrojo cercano:  actúa en la mitocondria dentro de nuestras células para estimular una mayor producción de energía celular o ATP (adenosina trifosfato).

 

La diferencia entre luz roja en infrarroja cercana es la capacidad para penetrar la piel.  Las longitudes de onda de luz roja penetran en la superficie y se absorben de forma más rápida en el torrente sanguíneo que a su vez produce colágeno lo que ralentiza la producción de arrugas, proporciona también una piel más suave, desvanecimiento de cicatrices, estrías, celulitis, cicatrización de heridas, hasta crecimiento del cabello.  La luz de infrarrojo cercano, por su parte, puede llegar de forma más profunda a los tejidos, aliviando inflamación, dolor y recuperación muscular, así como mejor desempeño deportivo.

Para Whitten, “la resiliencia del cuerpo (la capacidad del cuerpo para tolerar los factores de estrés a nivel ambiental ya sea por mala alimentación, estrés psicológico, toxinas ambiental u otro factor ambiental estresante para el organismo), mantener la homeostasis de la salud y altos niveles de energía, depende directamente de qué tan robusto se encuentre su sistema mitocondrial.  Esto se expresa en cuántas mitocondrias tiene, qué tan grandes y fuertes están.”

El proceso de envejecimiento en el ser humano es natural, pero según Whitten, “este proceso combinado con falta de estimulación de las mitocondrias en su organismo a través de factores de estrés horméticos como son el ejercicio, el uso de la sauna, la terapia de luz roja e infrarroja cercana,  la luz solar, y el ayuno, por ejemplo, hace que las mitocondrias se encogn y se arruguen para luego combinarse con los factores de estrés del mundo moderno como son la mala alimentación, la falta de sueño, un ritmo circadiano alterado, toxinas ambientales, etc. Sumado a todo esto la exposición deficiente a la luz fomenta un sistema que ha perdido su resistencia y capacidad de responder a esos factores de estrés ambientales provocando un envejecimiento prematuro o, si se quiere, acelerado”.

Aquí es donde la terapia de luz roja e infrarrojo cercano entran en acción.

Toda la luz se encuentra dentro de un espectro de longitudes de onda.  La luz roja e infrarroja se encuentran dentro de un rango de onda de 650-850 nanómetros (nm) que es muy beneficiosa y a la que a menudo se refiere como “ventana terapéutica”.  Estas longitudes de onda se denominan bioactivas en los humanos y afectan la función de nuestras células. 

La luz solar contiene el componente de la luz roja y es esta longitud de onda de luz la que contribuye a la sensación de bienestar que sentimos luego de haber pasado unas cuantas horas al aire libre. 

 

Terapia con luz roja

Img. OpenClipArt

Lo que en la actualidad se llama fotobiomoludalción es una terapia biofotónica o polarización inducida por estimulación lumínica, utilizada para un amplio rango de condiciones humanas. 

Según Whitten, “se han obtenido mejorías en aspectos adaptaciones de fuerza, síntesis de proteína y la cantidad de masa muscular que se obtiene; pérdida de grasa, mayor sensibilidad a la insulina (cuando se combina con ejercicio en comparación con el ejercicio solo).

Se han realizado investigaciones en personas que padecen el síndrome hipotiroideo de Hashimoto mostrando una profunda reducción en anticuerpos tiroideos, así como en los niveles de hormonas tiroideas.  Así mismo, se han realizado múltiples estudios en temas diferentes como ayudar a personas con úlceras diabéticas… combatir el dolor artrítico y dolor crónico, salud de articulaciones, acelerando la curación de tejidos y huesos fracturados…

Hay por lo menos docenas, si no son centenares, de estudios que utilizan terapia de luz roja en el contexto de las personas que reciben quimioterapia para combatir la mucositis oral o llagas en la boca debido a una inflamación de la mucosa oral producida como efecto secundario de algunos medicamentos proporcionados en la quimioterapia.  Uno de los tratamientos más eficaces, si no es el más, es la terapia con luz roja.”

Existen varias maneras de aplicar la terapia de biofotomodulación, una es con un panel de luz y se utiliza para tratar afecciones como fatiga, dolor muscular, problemas dermatológicos, inflamación y otros.  La segunda es con un dispositivo intranasal para llevar luz al cerebro lo cual es muy complejo en condiciones normales ya que mucha luz es absorbida por la piel, tejido graso. Luego el tejido muscular alcanza a absorber un poco y no alcanza a llegar al cerebro.  Así, el dispositivo intranasal se utiliza para ayudar a tratar enfermedad de Alzheimer, Parkinson, Síndrome de estrés post traumático (SEPT), daño cerebral traumático y más.

 

Los mecanismos de acción de la terapia de luz roja e infrarroja cercana

Con el fin de tener más energía existen varios mecanismos a través de estas terapias que impulsan a las mitocondrias (nuestras fábricas de energía desde el nivel celular) para bombear ATP de forma más eficiente.  Esto se logra a través de varios mecanismos,

  • Enzima citocromo C oxidasa que, al entrar en contacto con la luz, de alguna manera, desplaza el óxido nítrico (ON) que podría estar inhibiendo la función respiratoria óptima de las mitocondrias y, en consecuencia, la producción óptima de ATP.

Esta es como la base del mecanismo, pero según Whitten, existen otras “capas” que se superponen al mismo mecanismo.  En general, las células, sean de la piel, de la glándula tiroides, sean musculares, funcionan mejor si las mitocondrias están produciendo más energía.

  • La segunda “capa” de este mecanismo sería lo que llamamos Hormesis (la teoría de lo no nos mata nos hace más fuertes). Donde el contacto con la luz roja y de infrarrojo cercano crean un pico transitorio de especies reactivas al oxígeno o EsRO que son una especie de radicales libres producidos de forma natural cuando se somete al cuerpo a situaciones estresantes momentáneas como son el ayuno, termoterapias (sea de calor o frío extremo, por unos minutos) o entrenamientos físicos a intervalos intensos.  Cuando se producen las EsRO como radicales libres transitorios, estas provocan varios efectos de señalización como la vía NRF2 (una proteína que estimula la expresión antioxidante de las proteínas que protegen contra el daño oxidativo producido por el ejercicio, por ejemplo) que en última instancia fortalecen el cuerpo y sus sistemas de defensa.
  • El tercer mecanismo es a través de lo que se llama señalización retrógrada y modulación de la expresión genética (cuando la información genética se usa para producir un gene funcional como lo es una proteína, por ejemplo). Esto se manifiesta en la capacidad de la luz roja y de infrarrojo cercano para activar genes involucrados en la respiración, regeneración y crecimiento celular.
  • Otro mecanismo o “capa” es la estimulación de un radical libre, dependiendo de cuánto de él se produzca para que sea beneficioso para el organismo. Se trata del óxido nítrico (ON).  Según Whitten, el ON es una especie de compuesto extraño porque, en cierto modo, tiene una reputación mixta. Algunas personas dicen, "Esto es malo. Esto es un radical libre, tenemos que deshacernos de esto". Y simultáneamente, sabemos que, al menos en algunos contextos, como la terapia de luz roja y de infrarrojo cercano o como la exposición al sol, el aumento de la liberación de óxido nítrico parece estar asociado con una amplia variedad de beneficios para muchos aspectos diferentes de la salud metabólica.

Existen también investigaciones, hasta ahora especuladoras, sugiriendo que la luz roja y de infrarrojo cercano interactúan con los metabolitos de la clorofila de manera que ayudan a reciclar el ubiquinol de la ubiquinona (la forma reducida de CoQ10), lo que también ayuda a realzar la producción de energía.  Para Whitten, “parece haber una sinergia interesante entre la alimentación y la terapia de luz roja y de infrarrojo cercano cuando se consume una alimentación más rica en compuestos de clorofila que realzan este efecto.”

  • Otro mecanismo de acción tiene que ver con el agua biológica o la estructuración del agua que rodea las células. Una de las mejores maneras de formar “agua estructurada” es a través de la exposición al sol.  El agua estructurada la venden y se puede tomar, pero no tiene nada que ver con la que usted pueda producir dentro de su cuerpo.

 

Según Whitten, “hay investigaciones que demuestran que el agua cerca de las membranas, y nuestras mitocondrias están compuestas por membranas, puede cambiar realmente su viscosidad en respuesta a la terapia de luz roja y de infrarrojo cercano.

La reducción de la viscosidad en realidad ayuda a la rotación física de los ATPA, la bomba de ATP sintasa en las mitocondrias, que es la última parte de la cadena respiratoria en las mitocondrias que crea moléculas de ATP. Ese es un mecanismo físico rotativo.

Por lo tanto, usted tiene esta bomba rotativa que tiene que moverse en el agua, y hay algunas investigaciones que sugieren que se mueve más eficientemente con menos resistencia cuando la viscosidad de que el agua circundante se reduce, y que esto puede, al menos en parte, ser responsable de la producción de energía mejorada.

Además de lo anterior, la viscosidad reducida del agua en las membranas de las mitocondrias haría dos cosas más: empujaría las moléculas de deuterio (un isótopo de hidrógeno que tiende a dañar las mitocondrias) lejos de las mitocondrias y haría menos probable que pasara por la bomba de ATP sintasa mitocondrial donde puede crear daños.

Lo otro es que esta viscosidad reducida mejoraría el movimiento de los iones de hidrógeno (de hidrógeno normal, no deuterio) a través de la membrana, por lo que más hidrógeno podría moverse más rápido y más eficazmente a través de la mitocondria, mientras que el deuterio se movería de forma menos eficiente.

  

 Más no es mejor

Lámpara de infrarrojo de Beurer

Entre los conceptos que respaldan el principio homeopático de dosis mínima está el de Hormesis que puede definirse como respuesta de dosis bifásica en ciertos agentes químicos y físicos que afectan a los seres vivos:  dosis bajas provocando efectos “favorables” y dosis altas provocando efectos “adversos”. (artículo)

Según las opiniones de varios expertos, no existiría sobredosis de terapia de luz roja o de infrarrojo cercano.  Normalmente, en los institutos donde se aplican de forma terapéutica los tiempos de exposición varían entre 1-5 minutos por cada área afectada, haciendo eventuales incrementos hasta 15 minutos, depende realmente de la resistencia de la persona tratada.  Los experimentos han demostrado que personas que se encuentran muy debilitadas no resisten mucho tiempo de terapia.

 

Saunas infrarrojos

Sauna PURICA

En la actualidad se están comerciando los saunas infrarrojos y que proporcionan una temperatura entre 43-50ºC.  El señor Whitten piensa que se requieren mayores temperaturas, como las que proporciona un sauna normal (entre 80-93ºC) debido a que existen experimentos en animales donde señalan que someterse a temperaturas elevadas por cortos lapsos de tiempo incrementa la esperanza de vida al estimular todo tipo de mecanismos involucrados en longevidad, autofagia y resistencia a estresores ambientales.  Así es que debe existir un grado de incomodidad.

La verdad es que el estrés por calor al que usted someta su cuerpo le proporciona beneficios:

  • Preserva la masa muscular y evita pérdida de músculo si no puede entrenarse durante un cierto período de tiempo.
  • Disminuye su riesgo de infecciones.
  • Mejora su capacidad de desintoxicación.
  • Reduce riesgos de depresión, enfermedades neurológicas y cardiovasculares.
  • Reduce todo tipo de causa de mortalidad.

 

Algunos productos con tecnología de infrarrojo lejano que le pueden permitir alivio y ayuda en sus actividades diarias

                                      Conozca las características de los nuevos guantes de Nikken con tecnología de infrarrojo lejano y cómo funciona aquí

                                      Conozca las características de esta venda y cómo funciona a través de la tecnología del infrarrojo lejano aquí

 

                                   Conozca las características de esta faja y sus beneficios a través del infrarrojo lejano aquí

 

Conozca toda la ficha técnica de la lámpara Nikken que proporciona todo el espectro de luz que le ayuda a desempeñarse mejor en el estudio, trabajo o entretenimiento. Vea aquí

 

Si le interesa, aquí encuentra el enlace a la entrevista completa donde se tocan todos estos temas con más profundidad.

 

 


Dejar un comentario